Sobre mí

Antes de nada, presentarme, y deciros que me llamo Elena y soy mamá. Una mamá cualquiera, como tú, preocupada por la educación de su hijo, sembrando valores en él e intentado que en el día a día mi hijo aprenda y tenga una mente abierta, sea respetuoso y bien educado.
¿Por qué me gustan los juguetes de siempre? Porque los niños aprenden jugando, y el juego es  muy importante en el desarrollo del niño a lo largo de toda su infancia y los juguetes sin pilas y el juego libre es lo mejor para su creatividad y desarrollo. Sin más.

Imagina que vuelves a tu infancia, que recuerdas con todo el cariño del mundo, y los juguetes en su día no eran nada sofisticados ni ruidosos como lo son ahora.  Para algunos de nosotros, bastantes, vuelve el interés por los juguetes tradicionales satisfaciendo así a los peques  pero recuperando nuestra niñez  y al tiempo transmitiendo a nuestros hijos una tradición.

Los juguetes son educativos y tienen cualidades pedagógicas, de autoestima, de construcción de personalidad y además ayudan a desarrollar la inteligencia, afectividad y sociabilidad. El juego es creatividad pura, y es el trabajo del niño, y con las loose parts o piezas sueltas y mini mundos tendrás muchas cosas en tu mano para que tu hijo saque la creatividad que lleva dentro.

La tienda no está enmarcada en ninguna pedagogía o filosofía concreta. Creo que todas aportan algo bueno a la crianza y la educación, por eso no he querido separar Waldorf, Montessori, Reggio Emilia ni cualquier otra… no somos expertos en el tema ni pretendemos serlo. Intento coger el lado útil para la vida que es lo que al final queremos los padres. Ser expertos es para los docentes o para la gente que pretende ser un profesional. Yo me conformo con saber qué opciones existen en el mercado, qué tienen de bueno y cómo puedo aplicar esas cosas buenas a mi hijo.

No estoy de acuerdo con la educación de hoy en día, creo que está atrasada y necesita serias reformas. La letra con sangre entra no es mi tónica, ni los deberes excesivos, ni los profesores sin vocación. A partir de ahí, podemos hablar horas y horas…

Somos padres de un niño como os he comentado y vemos el día a día y sabemos de qué hablamos. Los niños si se divierten, aprenden sin querer y los juegos son la mejor manera de aprender. Y también sabemos que es importante que los padres juguemos con ellos, pues el mejor legado que les podemos dejar, los buenos recuerdos junto a nosotros, aunque siendo sincera, es complicado con el día a día estar al 100% con ellos.

Si vas más allá de las modas y del mercado masificado del plástico y las licencias comerciales (no son excluyentes, claro está) y te interesa de verdad que tu hijo aprenda habilidades para la vida, te proponemos juguetes de madera, educativos y tradicionales y sobre todo mucho juego abierto.

Tenemos también un BLOG donde encontrarás muchos consejos para vosotros, los papás, tanto de aprendizaje y pedagogía, psicología con niños, también hablamos de  nuestras marcas y nuestros productos. Si quieres aprender un poquito más cada día, nosotros vamos descubriendo y te vamos contando ¡Te esperamos!. No tienes por qué ser experta en educación, basta con ser padre o madre con ganas de aprender, como yo.

Y si no tienes tiempo de leer todo, es normal, suscríbete a nuestro BOLETIN DE NOTICIAS y tendrás la información en tu buzón de correo, para verlas cuando quieras, y de vez en cuando, con alguna oferta o promoción que merece la pena no perderse.

Nos queda un largo camino por recorrer para seguir ofreciéndoos este tipo de juguetes tradicionales y educativos,por lo que seguimos en constante búsqueda. Si quieres opinar o decirnos cualquier cosa no dudes en contactar con nosotros a través del FORMULARIO DE CONTACTO.

He renovado la tienda y hes reducido un poco los juguetes y hemos puesto más objetos naturales para juego abierto y sensorial, fundamental en los primeros años de vida. Seguiremos ampliando pero con mucha cabeza, como siempre, queremos salir un poco de lo normal, hacer algo diferente, y esperamos que os guste la nueva tienda, está hecha con mucho cariño.

ELENA